Pasta de Dientes Casera: 🦷 Sin Flúor, Natural y Saludable
Salud bucodental para toda la Familia.

Esta pasta de dientes casera a base de aceite de coco se puede personalizar con otros aceites a fin de mantener la consistencia durante todo el año, ya que el aceite de coco se vuelve líquido o sólido según la temperatura exterior. También podéis jugar con la temperatura necesaria para mantener una pasta dental consistente durante todo el año.

  • Raciones 30
  • Fácil

Ingredientes

Elaboración

Comparte

Hola Cocinillas hoy os traemos una receta totalmente diferente, y es que, esta recetita ¡no se come!, os vamos a enseñar cómo hacer pasta de dientes de forma casera, ideal para todos los miembros de la familia.

Si te preocupas por tu salud y la de tu familia, tienes mucho cuidado con lo que pones sobre la mesa y lo que os lleváis a la boca. Eso incluye la pasta de dientes. Las pastas dentales comerciales están repletas de ingredientes con los que no alimentarías ni a tu peor enemigo, y no son necesarios en una pasta de dientes. Afortunadamente, es barato y fácil preparar una buena pasta de dientes casera con un ingrediente tan básico como el bicarbonato de sodio. La siguiente receta funcionará, al menos, tan bien como una pasta de dientes comercial estándar. Es posible que ya tengas todos los ingredientes que vas a necesitar en tu despensa. Además, preparar un bote te costará mucho menos que comprar un tubo de pasta de dientes natural en cualquier herbolario o tienda naturista.

Primero, vamos a echar un vistazo a algunos de los ingredientes cuestionables que a menudo se encuentran en las pastas dentales comerciales (algunos son probablemente peligrosos; y otros son innecesarios), que puedes evitar haciendo tu propia pasta de dientes casera con bicarbonato de sodio:


Colorantes artificiales: Los colorantes alimentarios artificiales se han relacionado con cáncer, erupciones cutáneas y problemas de comportamiento. ¿A quién le importa de qué color sea una pasta de dientes?

Aromatizantes artificiales: Preferimos seguir con el sabor natural, gracias.

Fluoruro: Las Asociaciones Dentales juran que esto evita las caries. Pero estudios recientes sugieren que podría suceder todo lo contrario. Además, tiene muchísimos efectos secundarios desagradables.

Glicerina: Este es un subproducto alimentario natural que se usa para dar una sensación agradable y suave en la boca. Probablemente sea razonablemente seguro de consumir, pero puede interferir en la mineralización del diente. Por lo tanto, es una buena idea dejar de lado este añadido innecesario.

Peróxido de hidrógeno: Tiene fama de blanqueador dental, pero se necesita mucho tiempo para obtener dicho  efecto (mucho más tiempo que el que dura una sesión de cepillado típica), además, puede ser perjudicial para el tejido blando de la boca.

Sacarina y otros edulcorantes artificiales: Sin comentarios…

Lauril Sulfato de Sodio: Es un agente espumante, que se ha relacionado con un mayor riesgo de desarrollar úlceras bucales. No es lo que queremos en nuestras bocas.

Dióxido de titanio: Este polvo blanco se utiliza para hacer pasta de dientes de color blanco brillante. Estudios recientes lo han relacionado con problemas en la salud intestinal. La pasta de dientes blanquecina y sin brillo está bien para nosotros, gracias.

Triclosan: Un químico antimicrobiano relacionado con numerosos problemas ambientales y de salud. Evita por todos los medios llevar a tu boca una pasta de dientes (o cualquier otra cosa) que contenga triclosán.

Por lo que lo mejor para nuestros dientes y nuestra propia salid siempre será hacer pasta de dientes natural y casera.

Pasta de dientes sin flúor de bicarbonato de sodio casera

Comencemos hablando un poco sobre por qué nos cepillamos los dientes y qué debería ofrecer una pasta de dientes casera con bicarbonato de sodio. Nos cepillamos los dientes para eliminar las partículas de alimentos ácidos o azucarados / almidonados y la placa bacteriana, esa biopelícula viscosa que puede cubrir nuestros dientes y provocar caries.

El cepillado, el proceso mecánico, es la mejor forma de proteger tus dientes de las caries. ¡Es mucho más importante que la pasta de dientes, el enjuague bucal o cualquier otro producto de higiene bucodental!. Te sorprenderá saber que podrías cepillarte los dientes sin ningún tipo de pasta dental. Simplemente frota bien todas las superficies de tus dientes, tu lengua y todas las demás superficies dentro de tu boca con un cepillo de dientes de cerdas suaves. Este “cepillado en seco” es una excelente manera de cepillarse cuando se está fuera de casa o entre comidas.

Pese a que lo más importante es el cepillado en sí mismo, agregar una pasta dental adecuada puede hacer que la limpieza sea más efectiva.

¿Qué hace una buena pasta de dientes?

Agregar una pizca de alguna sustancia arenosa (un abrasivo muy suave) facilita el cepillado de la placa. Pero ten en cuenta que un abrasivo demasiado fuerte no se debe utilizar, ya que podría dañar el esmalte de los dientes.

El bicarbonato de sodio es un abrasivo suave barato, fácilmente disponible y muy efectivo. Humedecer el cepillo en bicarbonato de sodio seco es una opción rápida, fácil y muy efectiva para la limpieza básica de los dientes. Pero nadie se entusiasmará con su sabor (salado) o la sensación que produce en la boca (ligeramente arenosa). Además, es difícil lograr que permanezca por mucho tiempo en tu cepillo.

Entonces vamos a crear una pasta de dientes que no solo ayude a eliminar suavemente la placa, sino que también permanezca en el cepillo y tenga un sabor y textura agradables. Podrías simplemente mezclar bicarbonato de sodio con agua para hacer una pasta, pero algunos ingredientes añadidos harán una pasta mucho más agradable con una sensación en la boca más suave y saborizante para enmascarar parte del sabor salado del bicarbonato. De hecho, si el sabor te resulta muy desagradable, puedes hacer pasta de dientes casera sin usar bicarbonato de sodio.

Siéntete libre de experimentar con diferentes combinaciones y proporciones hasta que obtengas una pasta de dientes que funcione para ti y tu familia.

Te muestro una lista de ingredientes saludables para hacer pasta de dientes casera, que incluye ingredientes fácilmente disponibles, abrasivos suaves y líquidos para mezclarlos. Además, he incluido aromatizantes y edulcorantes que no dañan los dientes para que la pasta sea más atractiva. Dependiendo de tus necesidades y preferencias, puedes combinar los ingredientes a tu gusto.

Bicarbonato (bicarbonato de sodio): El bicarbonato de sodio tiene muchos usos. En la pasta de dientes, actúa como un abrasivo suave ideal, que se disuelve y no deja arena. Es alcalino, por lo que tiene el beneficio adicional de ayudar a neutralizar el exceso de ácido en la boca.

Arcilla de bentonita: Este beneficioso producto en forma de polvo es un abrasivo suave y alcalino, por lo que también ayuda a neutralizar el exceso de ácido en la boca. Está compuesto por multitud de minerales y ayuda a extraer toxinas del cuerpo. Si tienes empastes de plata, debes evitar el uso de la arcilla en tu pasta de dientes casera, ya que podría extraer su mercurio.

Semillas de cacao (o cacao en polvo):  No debe confundirse con el cacao tratado químicamente, el cacao en polvo son semillas de chocolate crudo y está repleto de nutrientes y minerales traza. En la pasta de dientes, también actúa como un abrasivo muy suave y además sabe delicioso.

Aceite de coco: Esta increíble sustancia puede ser la ayuda alimentaria y de salud más versátil del planeta. En la pasta de dientes, proporciona una sensación suave en la boca y ayuda a matar los microorganismos desagradables, incluidas las bacterias candida y las caries. Intenta usar un aceite de coco orgánico, prensado en frío y sin refinar. El aceite de coco tiene una característicaun tanto extraña: se derrite a aproximadamente 25 ºC, lo que significa que tu pasta de dientes será muy rígida en condiciones frescas y líquida y propensa a separarse si se calienta a más de 25 grados centígrados. Esta capacidad de cambio no afecta a la calidad de tu paste de dientes. Pero sí significa que es mejor guardar las pastas de dientes caseras que contienen aceite de coco en un frasco, en vez de hacerlo en un tubo. De esta manera, puedes sacar el dentrífico cuando esté muy firme o sumergir el cepillo en él si se licua (y volver a mezclarlo si se separa del resto de ingredientes).

Tierra de diatomea: Estos pedazos afilados de silicio son los restos de las conchas de unos pequeños animales acuáticos llamados diatomeas. Es un abrasivo suave y contiene oligoelementos.

Aceites esenciales: Los aceites esenciales son una buena forma de enmascarar los malos sabores y a la vez agregar un sabor agradable. Además, algunos ofrecen beneficios adicionales. El aceite de clavo es antibacteriano, el de menta aumenta la energía y resulta un sabor familiar a las pastas de dientes comerciales, y el aceite de canela combate la inflamación y los virus.

Goma guar: Cuando se mezcla con líquido, este producto natural crea una sustancia pegajosa que ayuda a espesar la pasta de dientes y evita que se separe. Mezcle el polvo seco con los otros ingredientes secos antes de agregar el agua. De lo contrario, por sí mismo, el polvo de goma guar es difícil de mezclar con agua sin formar grumos.

Sal marina: La sal marina es un abrasivo suave y rico en minerales traza.

Especias: Las especias en polvo, como el clavo, la canela, el jengibre y la menta, son una buena manera de agregar sabor y un poco de abrasivo suave a la pasta de dientes casera. Asegúrate de que estén finamente molidos para evitar una pasta de textura muy arenosa.

Stevia: Si quieres dulzura en tu pasta dental sin que dañe tus dientes, la stevia es la mejor opción. Elije extracto en polvo, hoja de stevia en polvo o un extracto de stevia líquido simple o con sabor (pero que no sea a base de glicelina).

Agua: Si el aceite de coco no te atrae, el agua es un buen agente humectante básico para los ingredientes secos. Tiene la ventaja de mantener la textura de la pasta dental, por lo tanto, una vez que mezcles los ingredientes, mantendrá la misma firmeza independientemente de los cambios en la temperatura del ambiente..

Xilitol: No debes usar xilitol como edulcorante en los alimentos debido a los posibles problemas de salud y efectos secundarios asociados con el consumo de grandes cantidades. Pero, al ser un alcohol de azúcar, tiene una calidad única que puede convertirlo en un buen edulcorante para la pasta de dientes casera. Los alcoholes de azúcar resultan muy atractivos para las bacterias, pero no pueden metabolizarlos, por lo que mueren después de consumirlos. Los alcoholes de azúcar también pueden apoyar a la remineralización de los dientes.

Cómo hacer pasta de dientes casera

cómo hacer pasta de dientes

Los dentríficos o pastas de dientes tradicionales no son “políticamente correctos” para nuestra salud, sus ingredientes son en algunos casos potencialmente peligrosos: el flúor, el lauril sulfato de sodio y el triclosan son sustancias literalmente innecesarias en una pasta dentrífica.

Si son nuestros hijos los que van a usar la pasta de dientes, tenemos que tener especial cuidado con la posible ingesta de la misma.

Es bien sabido, que la mejor forma de mantener los dientes limpios y sanos es realizar un cepillado correcto, pasando la pasta de dientes a un segundo plano.

Por ello, la mejor forma de lavarnos los dientes es utilizando ingredientes naturales y totalmente seguros para nuestra salud, aprovechando los componentes antibacterianos que nos regala la madre Tierra.

En casa hemos probado muchas recetas de pasta de dientes caseras, y hoy os vamos a enseñar cómo preparar la que más nos gusta, la que para nosotros es la mejor pasta de dientes casera.

Consejos:

  • Agregar más bicarbonato de sodio ayuda a mantener tu pasta más firme en climas cálidos.
  • Agregar menos bicarbonato de sodio lo hace menos firme, lo que facilita su dispensación en invierno si tu casa es fresca.
  • La pasta de dientes con bicarbonato de sodio tiene un sabor realmente salado.
  • Agregar xilitol lo convierte en un “dulce salado”, que los niños pueden encontrar más aceptable.
  • Agregar aceite esencial de sabor fuerte no cambia mucho el sabor de la pasta mientras te estás cepillando, pero da un regusto agradable (en lugar de solo salinidad).

Uso:

  1. Aplica aproximadamente ½ cucharadita de pasta de dientes en tu cepillo y dale un buen cepillado a tus dientes y a tus encías.
  2. La pasta se licuará casi de inmediato cuando se ponga en la boca, por lo que no es necesario agregar agua.
  3. Agita el líquido en tu boca cuando hayas terminado de cepillarte para introducirlo en todos los rincones y grietas que tu cepillo no puede alcanzar.
  4. Luego escupe el resto y enjuaga con agua.

Receta pasta de dientes

pasta de dientes casera receta

Existen dos ingredientes que son comúnmente utilizados como base para dentríficos caseros: el agua y el aceite.

En este caso vamos a utilizar aceite de coco, por sus reconocidos beneficios en la salud bucodental. El aceite de coco tiene ácido láurico, lo que lo convierten en un antibiótico, retroviral y antimicótico de amplio espectro.

Por otro lado, uno de los ingredientes principales de nuestra receta de pasta de dientes casera es la arcilla. Podéis utilizar arcilla blanca (caolín) o bien arcilla de bentonita. Esta última tiene un mayor PH, lo que puede ayudar a equilibrar los ácidos que causan las caries. En cualquier caso, debe ser arcilla comestible y no tóxica.

Y otros de los ingredientes estrella de los dentríficos caseros es el cacao en polvo, que es comúnmente utilizado en dentríficos naturales por su efecto de mineralización en los dientes.

Entonces os detallo los ingredientes que vamos a emplear para elaborar esta receta de pasta de dientes casera:

¿Es una pasta de dientes casera barata?, sí, lo es. La primera vez que os dispongáis a hacer una pasta de dientes natural vais a tener que comprar algunos ingredientes que a primera vista no resultan demasiado económicos. En total os podéis gastar unos 20€ – 30€ como mucho si tenéis que comprar todos los ingredientes de esta receta y según las cantidades que compréis. Pero os servirán para hacer pasta dental casera durante muchísimo tiempo, por lo que finalmente os saldrá más barato que comprar pasta de dientes convencional en cualquier tienda o supermercado.

Además el resultado será un dentrífico casero apto para niños y que contribuirá a una mejor salud familiar.

Así que sin más dilación vamos a por esta receta Cocinillas.

 

 

 

Pasos

1
Hecho

Mezcla en un bol el cacao en polvo, la arcilla, el bicarbonato y la pizca de sal marina o del himalaya. Remueve bien todos los ingredientes.

NOTA: Si la sal es demasiado gruesa, pásala por el procesador de alimentos antes de añadirla a la receta.

2
Hecho

Añade poco a poco de aceite de coco y remueve hasta conseguir la consintencia deseada. Puede que quieras utilizar menos o más cantidad de la indicada. Tú mandas. Mi consejo es que quede una pasta consistente, ni muy líquida ni demasiado pastosa.

3
Hecho

Por último, si vas a utilizar aceite esencial de menta, añade 2 gotitas a la mezcla. Remueve muy bien todos los ingredientes hasta que quede una pasta totalmente homogenea.

4
Hecho

Pasa la pasta de dientes a un recipiente totalmente limpio. Puedes utilizar tubos contenedores similares a los tubos de pastas dentríficas convencionales. Almacena en un lugar fresco y seco.

Si percibes que esta pasta de dientes se solidifica en exceso durante el invierno, puedes utilizar aceite de coco fraccionado, o bien, situar en un lugar templado unas horas antes de usar tu dentrífico.

Jessica Pecellín

Escritora y feliz ama de casa. Educo en casa a mis tres hijos y me apasiona la creación de páginas webs y el mundo de la cocina.

Comentarios de Receta

Puntuación:
(5)
Opiniones Totales:1
Jessica Pecellín

Esta receta de pasta de dientes hecha en casa será todo un éxito en la limpieza e higiene bucodental de toda la familia, ¡tenéis que probarla!.

zumo de papaya
Anterior
Zumo de Papaya
crepes de manzana blw
Siguiente
CREPES DE MANZANA Y NUECES
zumo de papaya
Anterior
Zumo de Papaya
crepes de manzana blw
Siguiente
CREPES DE MANZANA Y NUECES

Añade tu Comentario