Plastilina Casera: +6 Recetas Fáciles y Comestibles para Hacer en Casa

La plastilina casera no solo promueve la creatividad de tus hijos, sino que también garantiza su seguridad. Cuando hablamos de seguridad, ¿qué podría ser más seguro que una plastilina comestible?

En este artículo, te presentamos las recetas más fascinantes para crear plastilina casera y, lo que es más importante, plastilina comestible para tus pequeños exploradores.

Plastilina Casera Comestible: Diversión Segura y Deliciosa

Las recetas de plastilina casera que te presentamos son inofensivas, aunque no recomendamos que se conviertan en el plato principal de la cena. Pero, si a tu pequeño le pica la curiosidad y prueba un trozo, no hay motivo de preocupación. Todos los ingredientes son comestibles y seguros.

¡Manos a la Masa! Aprende a Hacer Plastilina Casera

Banner Babycocina Montessori para todos

Vamos a explorar juntos el maravilloso mundo de la plastilina casera comestible. Te proporcionaremos diferentes recetas para que puedas escoger la que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tus hijos. ¿Listo para la diversión? ¡Empecemos!

1. Receta Básica de Plastilina Casera Comestible

plastilina comestible de colores

Esta receta de plastilina comestible es fácil y rápida de hacer. Los ingredientes son sencillos y seguramente ya los tienes en tu despensa. Además, es una forma fantástica de introducir a tus hijos al mundo del modelado y las manualidades.

Ingredientes:

  • 2 1/2 tazas de harina.
  • 1 taza de sal.
  • 1 taza de agua.
  • Colorante alimentario (opcional).

Elaboración:

  1. Mezcla todos los ingredientes de la plastilina casera hasta que queden bien integrados.
  2. Guarda la plastilina en el frigorífico en una bolsa de plástico sellada o en un recipiente cubierto con una envoltura de plástico.
  3. Utilízala cuando haya enfriado durante 1 – 2 horas.

2. Plastilina Casera Comestible con Cremor Tártaro

Nuestra siguiente receta utiliza el cremor tártaro para proporcionar una textura más firme a tu plastilina casera comestible. Esta receta es perfecta para proyectos de modelado más complejos.

Ingredientes:

  • 1 taza de sal.
  • 2 tazas de harina.
  • 4 cucharadas de cremor tártaro.
  • 4 cucharadas de aceite de girasol.
  • 2 tazas de agua.
  • Colorante alimentario (opcional).

Elaboración:

  1. Mezcla en un bol los ingredientes secos. Añade el aceite y mezcla. Por último añade el agua y el colorante y vuelve a mezclar muy bien.
  2. Pasa a una olla y cocina a fuego lento, revolviendo constantemente hasta que la plastilina se espese y se separe de los lados de la olla.
  3. Enfría la plastilina casera antes de usar.
  4. Puedes almacenarla en un recipiente sellado o una bolsa de plástico.

3. Plastilina Casera Comestible con Maicena

plastilina comestible con laca

Si buscas una plastilina casera comestible que sea suave y cremosa, entonces esta receta es para ti. Utiliza maicena y bicarbonato de sodio en lugar de harina y sal para darle una textura única a tu plastilina.

Ingredientes:

  • 1 taza de maicena.
  • 2 tazas de bicarbonato de sodio.
  • 1 1/2 tazas de agua fría.
  • Colorante alimentario (opcional).

Elaboración:

  1. Mezcla los ingredientes y ponlos en una olla a fuego lento hasta que se forme una masa espesa.
  2. Retira del fuego y cubre la plastilina con un paño húmedo.
  3. Deja que se enfríe antes de usar.
  4. Toma porciones de plastilina y séllalas con goma laca. (Esto le da un acabado espectacular pero convierte la plastilina en no apta para menores de 3 años)

4. Plastilina Casera Comestible tipo Play-Doh

plastilina comestible para niños

¿Buscas una plastilina casera comestible que se sienta y se comporte como la plastilina de Play-Doh? Entonces, esta es la receta que necesitas. Tus hijos podrán hacer figuras que se endurecerán dejándolas secar al aire libre.

Ingredientes:

  • 3 1/2 tazas de harina.
  • 1/2 taza de sal.
  • 1 cucharada de cremor tártaro.
  • 2 1/2 cucharadas de aceite de girasol.
  • 2 tazas de agua.
  • Colorante alimentario (opcional).
  • Extracto de vainilla para aroma (opcional).

Elaboración:

  1. Pon el agua en una olla y llévala a ebullición. Retira del fuego y agrega el aceite, el colorante alimentario y el extracto de vainilla.
  2. Mezcla los ingredientes secos (harina, sal y cremor tártaro) en un bol.
  3. Agrega el líquido caliente a los ingredientes secos poco a poco, removiendo hasta que produzca una plastilina flexible.
  4. La plastilina puede almacenarse indefinidamente en un recipiente sellado a temperatura ambiente.

5. Plastilina Casera Comestible para Hornear (Masa de Sal)

plastilina comestible horneada

Esta receta de plastilina casera comestible es perfecta para hacer adornos, joyas o pequeñas esculturas. Tus obras de arte se endurecerán después de hornearlas, permitiendo que tus hijos conserven sus creaciones. Y no te preocupes, después de hornear, estas piezas pueden pintarse y sellarse si se desea.

Ingredientes:

  • 4 tazas de harina.
  • 1 taza de sal.
  • 1 1/2 tazas de agua.

Elaboración:

  1. Mezcla los ingredientes para formar la plastilina.
  2. Almacena la plastilina casera en un recipiente sellado hasta que necesites usarla.
  3. Hornea las piezas terminadas en una bandeja para hornear a 175ºC  durante aproximadamente una hora o hasta que la plastilina esté ligeramente marrón alrededor de los bordes.
  4. Enfría las piezas de plastilina horneadas sobre una rejilla antes de manipularlas o pintarlas.

6. Plastilina Casera con Thermomix

La revolución de la cocina también ha llegado al mundo de la plastilina casera. ¡Sí, puedes hacer plastilina con tu Thermomix! Esta receta es muy sencilla y el resultado es una plastilina suave y fácil de moldear.

Ingredientes:

  • 500 g de agua.
  • 250 g de sal.
  • 1 cucharada de vinagre.
  • 30 ml de aceite de girasol.
  • 500 g de harina de trigo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato.
  • Colorantes alimentarios de varias tonalidades.

Elaboración:

  1. Incorpora al vaso el agua junto a la sal y el vinagre y programa 5 minutos a 80ºC, velocidad 1.
  2. Agrega el aceite de girasol, la harina y el bicarbonato. Mezcla 10 segundos a velocidad 10.
  3. Retira la masa del vaso y divídela en 10 porciones de peso similar. Ponte unos guantes e incorpora el colorante a cada porción. Ayúdate de las manos para integrar por toda la masa.
  4. Guarda la plastilina en un bote hermético o en bolsas de congelación para que no se resequen. Lleva a la nevera hasta su uso.

Consejos para el Uso de la Plastilina Casera Comestible

  1. Almacenamiento: guarda la plastilina casera en un recipiente hermético para mantenerla fresca. Si notas que se está secando, puedes agregar un poco de agua para revivirla.
  2. Limpieza: la plastilina casera puede ser un poco pegajosa. Para facilitar la limpieza, asegúrate de que tus hijos jueguen con ella en superficies que sean fáciles de limpiar, como una mesa de plástico o un mantel.
  3. Creatividad: anima a tus hijos a ser creativos con su plastilina. Pueden hacer figuras, letras, números y todo tipo de formas. Incluso podrían intentar recrear su comida favorita con plastilina comestible.
  4. Seguridad: aunque la plastilina es comestible, no se debe alentar a los niños a comerla. Enseña a tus hijos que la plastilina está destinada a jugar, no a comer.
  5. Aprendizaje: utiliza la plastilina como una herramienta de aprendizaje. Por ejemplo, puedes enseñar a los niños los colores, las formas y las texturas a través del juego con plastilina.

Recuerda que la seguridad es lo más importante. Asegúrate de que los niños siempre estén supervisados cuando jueguen con la plastilina, especialmente si son menores de 3 años.

La Plastilina Casera es una Gran Herramienta de Aprendizaje y Diversión

Crear plastilina casera es más que un simple juego. Es una forma de fomentar la creatividad y la exploración en los niños. Además, el proceso de hacer la plastilina es una excelente oportunidad para enseñar a los niños sobre los ingredientes y el proceso de cocción, todo mientras se divierten.

No importa si los niños deciden probar un bocado de su plastilina comestible, los ingredientes son seguros y comestibles. Recuerda, la finalidad principal de la plastilina no es ser comida, sino ser una herramienta de diversión y aprendizaje.

Si este artículo sobre cómo hacer plastilina casera comestible te ha resultado útil, puede que también te interese aprender a hacer slime casero. Echa un vistazo a nuestras mejores recetas y continúa la diversión y el aprendizaje.

Recuerda siempre observar a los niños mientras juegan con la plastilina comestible para garantizar su seguridad. Y ahora, ¡manos a la obra y a crear con plastilina!

Y ahí lo tienes, una guía completa para hacer tu propia plastilina casera comestible. Si tienes alguna pregunta o consejo, no dudes en dejar un comentario. ¡Nos encantaría escuchar tus experiencias y consejos sobre cómo hacer plastilina en casa!

 

1 comentario en “Plastilina Casera: +6 Recetas Fáciles y Comestibles para Hacer en Casa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *