5+ Helados para Bebés | Naturales, Saludables y Ricos | BABYCOCINA

5+ Helados para Bebés | Naturales, Saludables y Ricos
Son refrescantes y disminuyen el dolor que produce la aparición de los dientes de leche. Los helados son ideales para bebés, eso sí, siempre que sean 100% naturales.

5+ Helados para Bebés | Naturales, Saludables y Ricos

Compártelo en tu red social:

O simplemente puedes copiar y compartir esta url

Añadir a Recetario

You need to or Register to bookmark/favorite this content.

Los helados caseros con ingredientes naturales ofrecen una manera saludable y divertida de proporcionar alimento a tu bebé.

Elaboración

Comparte
5 IDEAS de COMIDAS para NIÑOS ‍... x
5 IDEAS de COMIDAS para NIÑOS ‍👧‍👦 | Recetas PASO a PASO ✔️ | Muy FÁCILES, SALUDABLES y RÁPIDAS 🚀

La mala fama de los helados ultraprocesados ha hecho que su consumo se considere algo malsano a evitar, especialmente, en bebés y niños pequeños. Pero todo depende de su composición.

Un helado casero elaborado con ingredientes naturales y sin endulzantes ni aditivos químicos puede ser una opción saludable para bebés de todas las edades; solo hay que saber qué alimentos son aptos para nuestro bebé dependiendo de su edad, ya que no es lo mismo preparar un helado para un bebé de 6 meses que para un bebé de 12 meses.

Ingredientes que siempre funcionan

Aunque hoy os vamos a proponer varias recetas de helados aptas para los más peques de la casa, quiero darte algunos consejos que te ayudarán a poder elaborar tus propios helados para bebés con los ingredientes que tengas a mano en casa. Lo único imprescindible es que sea un helado 100% saludable.

  • Las frutas —sobre todo las de temporada— son el comodín perfecto para conseguir un helado casero de fruta, sano y delicioso, en apenas unas horas (el tiempo que tarde en congelarse la pulpa). Puedes simplemente batir un poco de sandía, melón, mango, pera, fresas, piña…, y rellenar unos moldes de helado que sean fáciles de manipular por tu bebé. Elige siempre frutas maduras que endulcen el helado de forma natural. También puedes probar diferentes combinaciones de fruta, optando —por ejemplo— por una fruta ácida (como el kiwi) y una dulce (como el plátano).
  • Los lácteos. Utiliza lácteos naturales sin azúcar para aportar cremosidad al helado. Si amamantas a tu bebé, es buena idea que te extraigas un poco de leche y hagas unos polos de leche materna. Esta opción resulta excelente para calmar el dolor que acompaña a la salida de los dientes de leche. También puedes mezclar frutas con leche materna o leche de fórmula. Los yogures naturales (sobre todo los griegos) y la nata montada casera son otra baza para dotar a los helados de textura cremosa. Puedes introducir pequeñas cantidades de yogur a partir de los 9 meses; la ingesta de leche entera no se recomienda hasta alcanzados los 12 meses.
  • Las bebidas vegetales. A excepción de la bebida de arroz que posee niveles importantes de arsénico —y siempre que no sustituyan a la leche materna durante el primer año de vida—, las bebidas vegetales son ideales para elaborar helados saludables aptos para bebés. Sí es importante que sean bebidas vegetales sin endulzantes ni aditivos añadidos; lo ideal es que hagas tus propias bebidas vegetales caseras.
  • Los endulzantes naturales. Lo mejor será emplear frutas dulces maduras, pero también puedes endulzar el helado de tu bebé —siempre a partir del año— con miel y siropes naturales, como el de agave o el de arce. En bebés pequeños se puede utilizar harina de algarroba o un poco de pasta de dátiles. La stevia natural también puede ser una buena opción.
  • Los toppings. Desde los 6 meses puedes emplear trozos de fruta tierna, canela en polvo, cáscara de limón rallada muy fina, coco rallado, frutos secos molidos… A partir del año puedes probar con cacao puro, ¡seguro le encantará!

Si acostumbras a preparar batidos para bebés, también puedes elaborar un helado con los restos; de esta forma, aprovechas las sobras de una elaboración para conseguir una receta totalmente «nueva». Lo mismo ocurre con los zumos y jugos caseros. Si no tienes mucho a mano pero quieres que tu bebé tome algo fresquito, rico y saludable, puedes simplemente congelar un poco de zumo en un molde para polos.

El helado perfecto para bebés

Si quieres obtener un resultado increíble, te aconsejo que hagas un helado con diferentes capas; a tu bebé le encantará ese contraste de textura, sabor y color. Para conseguirlo, tan solo tienes que congelar por separado cada una de las capas. Si, por ejemplo, vas a preparar un polo de kiwi y yogur, tendrías que verter el kiwi triturado en el molde, dejar que se congele y verter por último el yogur, volviendo a dejar en el congelador hasta que el helado esté congelado por completo. Si la capa anterior está completamente congelada, es recomendable arañarla con un tenedor antes de verter la siguiente; de esta forma, el helado se congelará haciendo un bloque más compacto entre las diferentes capas.

La cantidad de ingredientes necesarios dependerá de los moldes que vayas a rellenar así como del tamaño de los mismos. A mí me gustan especialmente estos:

Polo helado de leche materna (6+ meses)

Helados de leche materna
Helados de leche materna para bebés desde los 6 meses

Ingredientes:

  • 200 ml de leche materna
  • Trozos de fruta madura (opcional)

Elaboración:

  1. Rellena los moldes con leche materna y lleva al congelador. También puedes incluir trozos de fruta variada madura, ¡a tu bebé le encantará!
  2. Un poco antes de que se congele por completo coloca los palos del polo (en caso necesario) y vuelve a llevar al congelador hasta que se endurezca por completo el helado.

Polo de fruta variada y plátano (6+ meses)

Helados de fruta para bebés
Helados de fruta para bebés

Ingredientes:

  • 100g de fruta variada (fresas, kiwi, arándanos…)
  • 100 g de plátano maduro

Elaboración:

  1. Tritura aproximadamente la misma cantidad de plátano maduro que de fruta, por ejemplo 80 g de plátano y 80 g de fresas. Si quieres hacer helados de varios sabores, utiliza la misma proporción. Para helado de wiki: 80 g de plátano y 80 g de kiwi; para helado de arándanos: 80 g de plátano y 80 g de arándanos…
  2. Rellena el molde. Un poco antes de que se congele por completo coloca los palos del polo (en caso necesario) y vuelve a llevar al congelador hasta que se endurezca por completo el helado.

Polo de mango y yogur (9+ meses)

Helados de mango y yogur para bebes
Helados de mango y yogur para bebes

Ingredientes:

  • 1 mango maduro
  • 1 yogur natural (puedes sustituir por leche materna o bebida vegetal para que sea apto para bebés desde los 6 meses)
  • 1 cucharadita de pasta de dátiles o de sirope de ágave para endulzar el yogur (opcional)

Elaboración:

  1. Tritura el mango y mezcla (opcionalmente) el yogur natural con la pasta de dátiles o el sirope de ágave.
  2. Rellena el molde con el mango triturado y lleva al congelador.
  3. Cuando el mango esté casi congelado, vierte encima el yogur. Un poco antes de que se congele por completo coloca los palos del polo (en caso necesario) y vuelve a llevar al congelador hasta que se endurezca por completo el helado.

Polo de naranja y fresa (6+ meses)

Helados de naranja y fresa para bebés
Helados de naranja y fresa para bebés

Ingredientes:

  • 2-3 naranjas de zumo
  • 150 g de fresas
  • Pasta de dátiles, sirope natural o miel (a partir de 12 meses) de manera opcional para endulzar ligeramente las fresas trituradas.

Elaboración:

  1. Exprime las naranjas y rellena los moldes. Lleva al congelador.
  2. Antes de que el zumo congele por completo, vierte la capa de las fresas trituradas (endulzada naturalmente de forma opcional). Lleva de nuevo al congelador. Un poco antes de que se congele por completo coloca los palos del polo (en caso necesario) y vuelve a llevar al congelador hasta que se endurezca por completo el helado.

Helado cremoso de arándanos (12+ meses)

Helado casero de arándanos para bebés
Helado casero de arándanos para bebés

Ingredientes:

  • 100 g de arándanos
  • 100 g de nata para montar
  • 1 cucharadita de miel

Elaboración:

  1. Monta la nata (incorporando la miel cuando esté casi montada) y tritura los arándanos.
  2. Mezcla la nata con los arándanos con movimientos envolventes.
  3. Lleva al congelador. Un poco antes de que se congele por completo coloca los palos del polo (en caso necesario) y vuelve a llevar al congelador hasta que se endurezca por completo el helado.

Más recetas de helados

Mamá Cocina

Escritora, autodidacta, emprendedora, madre y ama de casa. Me apasiona la creación de páginas webs y el mundo de la cocina. Adoro vivir en mitad de la naturaleza.

Comentarios de Receta

Puntuación:
(5)
Opiniones Totales:1
BABY COCINA

Deliciosos helados para bebés, ¡a tu hijo le encantarán!

Aceite de oliva
Anterior
Aceite de Oliva ¿Sí o No?
Alcachofa
Siguiente
Alcachofa: la Flor Mágica ¡Descúbrela!
Aceite de oliva
Anterior
Aceite de Oliva ¿Sí o No?
Alcachofa
Siguiente
Alcachofa: la Flor Mágica ¡Descúbrela!

Añade tu Comentario